• Home
  •  / 
  • Blog
  •  / 
  • Todo lo que debes saber sobre la deficiencia endocannabinoide

Todo lo que debes saber sobre la deficiencia endocannabinoide

Luis Prieto Escrito por Luis Prieto
febrero 1, 2019

Se cree que el sistema endocannabinoide (SEC) tiene un papel fundamental en el cuerpo humano. Es vital para nuestra supervivencia, por eso debemos asegurarnos de que nuestro SEC funciona correctamente. Aunque, como todos los sistemas del cuerpo, puede fallar de vez en cuando dando lugar a una deficiencia endocannabinoide.

Lamentablemente, no se habla mucho del SEC fuera de la comunidad del cannabis. No se suele enseñar, ni siquiera en las escuelas médicas, así que hay un número limitado de investigadores estudiando la importancia del SEC y qué podría significar un mal funcionamiento de este para nuestra salud. Al parecer, esa ausencia de debate acerca del SEC se debe a su asociación con la planta de cannabis, que puede deber, en parte, a la similitud de los nombres. Como el cannabis es una planta ilegal en muchas regiones, con frecuencia se intenta ignorar la existencia del SEC.

Creemos que es importante informar sobre el SEC y sus funciones para que todos seamos conscientes de la existencia de esta parte fundamental de nuestro cuerpo y de lo que podría suponer su mal funcionamiento

Sigue leyendo para descubrirlo todo sobre el sistema endocannabinoide y lo que supondría una deficiencia endocannabinoide.

¿Qué es el sistema endocannabinoide?

El sistema endocannabinoide es un sistema biológico especializado formado por receptores cannabinoides situados por todo el cuerpo y por endocannabinoides, un tipo de neurotransmisores especializados. Existen más receptores cannabinoides en el cuerpo que el número total de otros neurotransmisores, así que nos enfrentamos a un sistema enorme y complejo.

Hasta la fecha los científicos han identificado y estudiado dos receptores cannabinoides primarios, los CB1 y los CB2. Aunque se pueden encontrar varios tipos de receptores CB por todo el cuerpo, los receptores CB1 están más concentrados en el cerebro y en el sistema nervioso, así como en los riñones, el hígado y los pulmones. Los receptores CB2, por otra parte, están presentes fundamentalmente en el sistema inmunitario y en las células hematopoyéticas, que son las que generan las células sanguíneas.

Los endocannabinoides son distintos de algunos otros neurotransmisores porque se sintetizan (se crean) según las necesidades del cuerpo. Cuando se crean, se unen a los receptores cannabinoides correspondientes para enviar mensajes por el cuerpo sobre varios asuntos y problemas. En cuanto el cuerpo está en desequilibrio, se crean endocannabinoides para enviar ese mensaje por todo el cuerpo a través de los receptores cannabinoides, que se encuentran en la superficie de las células y «escuchan» esos mensajes.

Los científicos han identificado dos endocannabinoides principales, el 2-AG y la anandamida. Cuando han cumplido con su propósito, unas enzimas descomponen los endocannabinoides para evitar que estén en el cuerpo más tiempo del necesario.

Los receptores cannabinoides junto con los endocannabinoides y las enzimas componen el sistema endocannabinoide o SEC.

¿Cómo actúa el SEC?

Aunque no se habla mucho del SEC, se trata de un asunto de gran importancia. A medida que se realizan estudios vamos descubriendo que su existencia podría ser más vital de lo que imaginábamos.

El SEC mantiene la homeostasis, es decir, regula las funciones del cuerpo para asegurar que todo esté en condiciones óptimas. Nos mantiene vivos gracias a la regulación de la temperatura, del humor, del sueño, del apetito e incluso nos ayuda a combatir enfermedades. El SEC es fundamental para que todo esté en buenas condiciones. Por eso un SEC con un mal funcionamiento puede provocar ciertos problemas. Cuantos más científicos investigan el SEC, más evidencia existe de lo importante que es.

El sistema endocannabinoide lo regula prácticamente todo, así que es necesario que esté en condiciones óptimas para mantener un buen sueño, un apetito saludable, un humor equilibrado, unas sensaciones de dolor reguladas, etc.

¿Cómo interactúa el CBD con el sistema endocannabinoide?

El cannabidiol se ha convertido en un tema de actualidad últimamente. El CBD es un cannabinoide, es decir, una de las sustancias activas de la planta Cannabis sativa. Los cannabinoides que se encuentran en las plantas se llaman fitocannabinoides y también pueden tener cierto impacto sobre el SEC. Se sabe que la consumición del cannabis tiene ciertos efectos sobre los humanos y por eso en algunos lugares se utiliza con fines recreativos. El elemento psicoactivo del cannabis se llama tetrahidrocannabinol o THC, y actúa uniéndose directamente a los receptores CB1 para crear esa sensación de euforia o alteración.

El CBD, por el contrario, es una sustancia activa multidireccional. Mientras que la mayoría de los compuestos activos actúan en una única dirección, el CBD puede actuar tanto para elevar como para disminuir aquello sobre lo que actúa. Estimula nuestro sistema endocannabinoide de forma indirecta y puede ayudar a estabilizarlo. Si necesitamos más endocannabinoides, el CBD fomenta su creación; si necesitamos menos, el CBD evita su producción.

No necesariamente se une directamente con receptores CB1 o CB2, sino que influencia la producción de endocannabinoides que pueden interactuar con los receptores cannabinoides por sí mismos.

Al regular la función del sistema endocannabinoide, el CBD nos puede ayudar a mantener la homeostasis y a mantener un buen estado de salud.

¿Qué es la deficiencia endocannabinoide?

Cuando el cuerpo no produce suficientes endocannabinoides naturales para mantener la homeostasis hablamos de una deficiencia endocannabinoide. Por ahora la ciencia no sabe demasiado sobre la deficiencia endocannabinoide más allá de que es perjudicial para la salud general. Una falta de endocannabinoides se traduce en que no todos los sistemas del cuerpo funcionen adecuadamente.

Un funcionamiento anormal del SEC puede provocar un desequilibrio en diferentes sistemas del cuerpo. Por eso es importante asegurarse de que el sistema endocannabinoide está en buenas condiciones y funciona correctamente.

Parece que la deficiencia endocannabinoide podría ser bastante común, aunque las investigaciones al respecto se encuentran en estados preliminares y por ahora existen muchos misterios en lo referente a este asunto.

¿Cómo podría ayudar el CBD a cubrir una deficiencia endocannabinoide?

Aunque el CBD es un fitoendocannabinoide, se trata de una sustancia natural que podría ayudarnos a mantenernos sanos. Si se sufre una falta de endocannabinoides, los cannabinoides externos de procedencia vegetal podrían ayudar a restaurar algunas piezas del sistema. Con la fantástica capacidad del CBD para estimular la producción de cannabinoides, no cabe duda de que su papel podría ser fundamental para que el SEC funcione adecuadamente.

Reflexión final

Consumir CBD no va a conseguir que estés sano de forma milagrosa. Para mantener la salud es necesario hacer ejercicio, seguir una dieta equilibrada, cuidar de la salud mental y seguir ciertas normas de higiene. Sin embargo, existen pruebas que sugieren que tomar un suplemento de CBD podría ayudar a mantener un estado de salud más fuerte.

Se necesitan más estudios sobre el CBD para saber cómo nos puede ayudar si lo incluimos en la dieta, pero parece obvio que el cannabidiol es una sustancia que deberíamos considerar como un aporte natural y sano para el cuerpo.