• Home
  •  / 
  • Blog
  •  / 
  • CBD para tratar la obesidad: beneficios y estudios

CBD para tratar la obesidad: beneficios y estudios

Cecilia Bianchi Escrito por Cecilia Bianchi
septiembre 4, 2019

Estados Unidos y muchos otros países luchan contra una epidemia de obesidad. Se cree que más de dos tercios de los adultos estadounidenses sufren sobrepeso. Ser obeso o tener sobrepeso puede aumentar el riesgo de sufrir muchos problemas de salud, como enfermedades cardíacas, ciertos tipos de cáncer y diabetes. Por eso, en este artículo vamos a hablar de cómo puede ayudar el CBD para tratar la obesidad.

No es de extrañar que la industria de productos adelgazantes esté en auge. Es un mercado que mueve miles de millones de euros y que incluye desde programas de pérdida de peso hasta suplementos y dispositivos. Pero hay un producto que está ganando mucha popularidad entre las personas que quieren adelgazar: el CBD.

El CBD sigue ampliando su impresionante lista de beneficios para la salud incluyendo el control del peso. Vamos a hablar con más detalle sobre la obesidad y cómo el CBD puede ayudar a tratarla.

Obesidad: una vista general

La obesidad es un problema médico que se asocia con una persona que tiene una cantidad excesiva de grasa corporal que podría afectar a la salud. Por lo general, los médicos consideran que una persona sufre obesidad si tiene un índice alto de masa corporal (IMC) de 30 puntos o más. El IMC es una herramienta que utilizan los médicos para medir la obesidad. Este cálculo evalúa si un individuo tiene un peso adecuado para su estatura, edad y sexo.

Un IMC que se encuentre en un rango de 25 a 29,9 significa que el individuo tiene sobrepeso. Un IMC de 30 puntos o más indica que una persona tiene obesidad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que otros factores, como la relación cintura-altura (WtHR), el tamaño de la cintura a la cadera (WHR), y la distribución y la cantidad de grasa en el cuerpo.

Hay muchas causas directas e indirectas que contribuyen a la obesidad. La genética, el comportamiento y el entorno son algunos de los motivos principales que contribuyen a la obesidad. En el mundo en el que vivimos es muy fácil adoptar comportamientos poco saludables en lo referente a la alimentación, y es difícil esforzarse por mantenerse sano y realizar suficiente ejercicio físico. Los genes también podrían causar trastornos que pueden resultar en obesidad.

Cada persona tendrá unas características diferentes y deberá seguir el tratamiento más adecuado para sí mismo. Es importante abordar el problema lo antes posible. Hay una gran cantidad de métodos para combatir este problema, y uno de los últimos en unirse a la lista es el CBD para tratar la obesidad.

CBD para tratar la obesidad: cómo y por qué puede ayudar

Para entender cómo podría servir el CBD para tratar la obesidad y controlar el peso, es necesario entender cómo afectan los cannabinoides al cuerpo. Más específicamente, tenemos que saber cómo actúa el CBD con el sistema endocannabinoide (SEC).

El SEC consiste en diferentes receptores que se encuentran en todo el cuerpo, pero sobre todo en el sistema inmunológico y en el cerebro. Son los receptores CB1 y CB2 los que sabemos que interactúan con el CBD. En otras palabras, cuando se consume CBD, los receptores del SEC reaccionan. Como el cuerpo produce sus propios cannabinoides de manera natural, el CBD puede dar un buen impulso al sistema para que el cuerpo funcione mejor.

Además de los receptores y los cannabinoides, el SEC también está compuesto por enzimas metabólicas. Los estudios han descubierto que el SEC está directamente relacionado con múltiples funciones metabólicas, como almacenar energía y transportar nutrientes.

Funciones del CBD

El CBD puede ayudar a perder peso a través de diferentes mecanismos. Para empezar, el CBD podría actuar como un supresor del apetito. Mientras que el THC es conocido por estimular el apetito, se ha descubierto que el CBD tiene el efecto contrario. Esto es debido al hipotálamo, la parte del cerebro que controla el apetito regulando la secreción de leptina y ghrelina, dos hormonas que influyen en el apetito de maneras diferentes.

Mientras que la ghrelina es conocida por estimular el hambre, la leptina da la sensación de estar lleno. Los receptores CB1 activan el circuito neural del hipotálamo que regula la ghrelina, por eso el THC da la sensación de tener hambre. El CBD, en cambio, bloquea de forma efectiva el CB1, por lo que que es capaz de suprimir el apetito.

Además, el CBD tiene un papel esencial en el oscurecimiento de la grasa. Eso significa que el CBD puede convertir el tejido graso de color blanco que almacena la energía en un tejido graso de color marrón que quema la energía. Esto es importante porque la grasa parda es capaz de quemar calorías para generar calor, y es por eso que se conoce típicamente como la grasa “buena”.

Descubrimientos médicos: efectos de los cannabinoides y el CBD para tratar la obesidad

Los estudios han descubierto que el CBD tiene un efecto directo sobre el metabolismo. En 2016, investigadores coreanos realizaron un estudio sobre el tema que fue publicado en la revista científica Molecular and Cellular Biochemistry. Después de haber monitoreado cuidadosamente el CBD y los efectos que tenía en las células de grasa inmaduras (preadipocitos), se sorprendieron al encontrar ese CBD en tres formas diferentes de dar lugar a la creación de grasa parda, y no solo en una.

Los investigadores no sólo han descubierto que el CBD estimula los genes y las proteínas que tienen su papel en la descomposición de la grasa, sino que también descubrieron que el CBD puede aumentar la actividad y el número de mitocondrias, lo que aumenta la capacidad del cuerpo para quemar calorías. Además, encontraron que el CBD podría reducir la expresión de las proteínas implicadas en la fabricación de nuevas células grasas en el cuerpo.

Beneficios de usar CBD para tratar la obesidad

Los estudios sugieren que el CBD tiene un impacto directo en el metabolismo. Lo más importante sobre el CBD es que es mucho más saludable y más seguro que casi cualquiera de las pastillas o suplementos que se venden para adelgazar. El CBD no tiene efectos secundarios adversos y no hay riesgo de sobredosis o de desarrollar adicción.

Además de ayudar directamente con la pérdida de peso, también puede ayudar a tratar el dolor crónico que puede impedir la práctica de ejercicio. El dolor es muy común en las personas con obesidad y, si ese dolor se reduce, es más fácil hacer ejercicio. El CBD también puede aportar energía natural para mejorar el estado de ánimo y la motivación.

Cómo se toma el CBD para tratar la obesidad

El CBD se puede tomar de diferentes formas, incluyendo en forma de aceite, en cápsulas, en comestibles, etc. El producto que elijas dependerá de tus gustos y preferencias. Todos somos diferentes y lo que funciona para unos podría no funcionar para otros.

La dosis exacta que debes tomar dependerá de cómo tu cuerpo metabolice el CBD. La única manera de saber cuál es la cantidad adecuada es probando. Para descubrir cuál es la dosis ideal para tu cuerpo, deberás empezar tomando cantidades muy reducidas de CBD. Comienza con la dosis mínima recomendada en el producto, mantén dicha dosis durante varios días y, en caso de no sentir los efectos deseados, aumenta la dosis poco a poco.

Ten en cuenta que, como ocurre con otros productos como los suplementos vitamínicos, es posible que pasen varios días o semanas antes de notar la efectividad del CBD. Por eso, tendrás que ser paciente hasta que des con la dosis adecuada para tu cuerpo.

Reflexión final sobre el CBD para tratar la obesidad

El CBD ha demostrado ser una gran promesa como solución natural para gestionar el peso y mantener un peso saludable. Es importante recordar que siempre deberás seguir una estrategia de dosificación baja y lenta y evitar las dosis elevadas.

Aunque se siguen realizando estudios, las investigaciones, por el momento, han descubierto que el CBD podría suprimir el apetito y aumentar el metabolismo a través del proceso de oscurecimiento de la grasa blanca.